Senderos del Parque Pereyra Iraola

Senderos del Parque Pereyra Iraola

Para Willy Skilton... uno de los pioneros

Actualizado a Enero de 2024


CIRCUITO TREN
Longitud: 920m
Tiempo ref: 3:30
Apertura: 6/2014
SENDERO WANDA
Longitud: 2600m
Tiempo ref: 9:30
Tiempo rec: 8:33
Velocidad promedio: 18.2
Apertura: 11/2023
SENDERO DEL TREN
Longitud: 1200m
Tiempo ref: 4:30
Tiempo rec: 4:06
Velocidad promedio: 17.5
Apertura: 1995
SENDERO DE LA VIRGEN
Longitud: 1140m
Tiempo ref: 3:30
Tiempo rec: 3:11
Velocidad promedio: 21.5
Apertura: 3/2009
SENDERO DE LAS TUMBAS
Longitud: 550m
Tiempo ref: 2:10
Tiempo rec: 1:54
Velocidad promedio: 17.3
Apertura: 1995
SENDERO DE LA GARITA
Longitud: 430m
Tiempo ref: 2:00
Tiempo rec: 1:47
Velocidad promedio: 13.5
Apertura: 4/2010
SENDERO DE LAS LOMAS
Longitud: 750m
Tiempo ref: 3:45
Tiempo rec: 3:23
Velocidad promedio: 13.5
Apertura: 10/2023
SENDERO DE LAS HUELLAS
Longitud: 510m
Tiempo ref: 2:00
Velocidad promedio: 15.3
Apertura: 1995
SENDERO ELIMINATOR
Longitud: 790m
Tiempo ref: 2:30
Tiempo rec: 2:10
Velocidad promedio: 21.9
Apertura: 5/2017
SENDERO DEL ZANJÓN
Longitud: 270m
Tiempo ref: 1:00
Tiempo rec: 0:51
Velocidad promedio: 19.5
Apertura: 1995
SENDERO DE LA TOSQUERA
Longitud: 520m
Tiempo ref: 1:30
Apertura: 1995
SENDERO CENTENARIO
Longitud: 1100m
Tiempo ref: 4:10
Tiempo rec: 3:43
Velocidad promedio: 17.7
Apertura: 12/2008
Senderos Parque Pereyra Iraola
Click en los senderos para mostrar datos

En color están indicados los senderos que tienen un interés desde el punto de vista ciclístico. A este respecto, es necesario señalar que los senderos no son circuitos deportivos, razón por la cual quién circule por ellos debe tener en cuenta que se encontrará con caminantes, corredores de a pie y ciclistas tanto rápidos como lentos. Está claro que los que van a pie tienen prioridad por sobre los ciclistas, y es una regla básica que el más rápido es quién tiene que preocuparse por no molestar a los más lentos y no a la inversa.

Los guardaparques destacados son muy pocos y no dan abasto a recorrer asiduamente toda la extensión del parque, razón por la cual no pueden prevenir todos los daños que puedan provocarse. Entonces es necesario:

- No dejar absolutamente ningún tipo de basura

- No dañar árboles o plantas.

- No molestar a los animales en caso de encontrarse con alguno.

- Los senderos son los que están y no deben abrirse otros nuevos.

- Si el sendero principal está embarrado, no hacer desvíos o senderos secundarios. Por esta razón mi recomendación es no circular en bicicleta cuando los senderos están muy embarrados, porque se van haciendo pozos y quienes vienen luego los esquivan haciendo nuevas trayectorias y desvíos.

- Quienes tengan los medios, colaborar en reparar los pozos en los senderos para evitar las situaciones descriptas en el punto anterior.

Para empezar el recorrido, vamos a entrar por el Sendero Centenario. Para eso, viniendo desde La Plata, 30 metros antes de llegar al puente sobre el arroyo San Juan, veremos un sendero que baja la banquina de la ruta y vuelve a subir al terraplén de la vía férrea. Hay que tener precaución en este punto, porque si bien son pocos los trenes que circulan, la vía está activa. Circulando por la vía, quince metros hacia la izquierda, encontramos la continuación del sendero.

Sendero Centenario. Es relativamente trabado en su primer tramo, con muchas raíces y pozos, hasta llegar a la antigua represa sobre el arroyo, que se encuentra a 500 metros a contar desde el inicio del sendero. A partir de allí, está en mejor estado y en varias oportunidades se bifurca en dos variantes, lo que permite a los más rápidos adelantar a los más lentos. Varios de los árboles caídos en la trayectoria tienen tierra a los lados, lo que permite sobrepasarlos sin bajarse de la bici y sin que el plato toque en el tronco. Tiene una longitud total de 1100 metros y finaliza en la encrucijada con el Sendero del Zanjón y el Sendero de la Tosquera.

Sendero del Zanjón. Continuando recto desde el Sendero Centenario, entramos en este sendero que es históricamente anterior a que la zona estuviera abierta al público. Era usado por personal de la escuela de policía y de la armada en sus entrenamientos. Tiene solo 270 metros de extensión. Comienza con un largo slalom de curvas entrelazadas, hasta entrar en una parte de raíces en subida. Termina con el cruce del zanjón propiamente dicho, que en una época era bastante dificultoso, pero que hoy en día está mucho más suavizado. Termina en uno de los antiguos caminos de la Estancia San Juan por el cual podemos ir hacia La Tosquera (a la derecha) o conectar con el Sendero de las Huellas o el Sendero de las Lomas (ambos a la izquierda).

Sendero de las Huellas. Tiene 3 entradas, pero cualquiera de ellas nos llevará al mismo punto de unión. Debe su nombre a que hace 25 años no era un sendero sino un camino ancho y recto, por el que muchos de los vehículos que intentaban circularlo terminaban encajados dejando profundas huellas. Por suerte, un gran árbol que cayó en el año 2001, impidió definitivamente el tránsito de vehículos y convirtió el camino en el sendero que conocemos hoy. Es uno de los senderos más umbríos, razón por la cual suele quedar anegados en periodos de lluvias. Recomiendo no transitarlo en esas condiciones ya que la erosión que se produce es mucha, además de que existen otras variantes para unir los lugares que comunica. Actualmente (Enero 2024), está totalmente seco y transitable, como todos los otros senderos, debido a un periodo seco que se prolonga desde hace cuatro años, el más prolongado de los últimos 30 años. Tiene 510 metros de extensión y finaliza en la antigua garita de vigilancia que operaba la armada argentina cuando ocupaba esta zona del parque. El camino de asfalto roto que está frente a la garita nos lleva hacia la Estación Pereyra (a la derecha), o al Sendero de las Tumbas, el Árbol de Cristal y la escuela de policía (hacia la izquierda).

Sendero de las Lomas. Al salir del Sendero del Zanjón, continuamos por el camino ancho hacia la izqueirda, pasamos los primeros 3 senderos a la derecha, que son las entradas al Sendero de las Huellas, y continuamos hasta el final del camino. Allí encontramos la entrada al Sendero de las Lomas, que une los mismos puntos que el Sendero de las Huellas, pero siguiendo la orilla del arroyo, con innumerables curvas, subidas y bajadas. Tiene un recorrido a 750 metros, y es el sendero de mayor dificultad técnica para ser recorrido en bici.

Sendero de las Tumbas. Desde la Garita de vigilancia, avanzamos hacia el norte hasta encontrar una entrada al cañaveral en el lado derecho. Este cañaveral está plantado sobre un antiguo camino de la Estancia San Juan que, a su vez, hacía de terraplén para contener las aguas del lago que a intervalos se observa a la izquierda. A los 80 metros de entrar al sendero, hay que tener cuidado con un paso angosto que tiene una importante caída a la derecha. Este paso angosto está sobre la compuerta que controlaba el nivel del lago. Poco más adelante, el sendero está interrumpido por un árbol caído en el año 2016. Hay un desvío en bajada a la derecha que sortea el árbol y luego una subida que nos devuelve al recorrido original del sendero. 40 metros más adelante, giramos hacia la derecha y atravesamos una olla que nos interna en el siguiente tramo que es el que da nombre al sendero. En 1996, cuando la zona se abrió al público, aún se observaban los pozos practicados por orden judicial, ya que según testigos, allí se había enterrado a decenas de personas desaparecidas durante la dictadura militar. Si los cuerpos alguna vez estuvieron allí, cuando los fueron a buscar, ya no estaban. Luego el sendero atraviesa una segunda olla para llegar al tramo final, más rápido y con continuos desniveles. Termina en el Puente Roto tras recorrer 550 metros.

Sendero del Tren. Continuando más allá del Puente Roto, entramos en el Sendero del Tren, que tiene tres partes bien definidas: la primera, que mantiene su recorrido inalterado desde hace 27 años, en donde hay que superar innumerables raíces, lo que lo hace áspero y lento. La segunda parte, se separa del arroyo y es la que suele estar más embarrada. En el tercer tramo hay más desniveles y el sendero se hace más entretenido hasta pasar por debajo de vías del tren y terminar subiendo al terraplén del camino que lleva a Hudson. Tiene 1200 metros de recorrido.

Sendero Wanda. Une los mismos puntos que el Sendero del Tren. Su entrada desde el puente roto no es fácil de explicar en texto por lo cual recomiendo intentar encontrarla siguiendo el mapa o, en caso de fallar en el intento, buscar el extremo opuesto, mucho más fácil, ya que es el primer sendero que se abre del Sendero del Tren después de pasar bajo las vías. Hasta hace poco, el recorrido de este sendero estaba compuesto por varios tramos inconexos de caminos antiguos poco transitables y llenos de troncos. Después de un trabajo fenomenal, que unió esos antiguos caminos y salvó innumerables troncos con subidas y bajadas de tierra, se consiguió el sendero más largo y más entretenido del bosque. Tiene una longitud total de 2600 metros, con cuatro partes definidas: 1. Parte técnica con curvas de todos los radios posibles y una docena de cruces de troncos caídos con subidas y bajadas de tierra. 2: Parte más rápida con rectas y algunas eses. 3: Parte de bosque menos denso, con sol, sendero polvoriento y curvas deslizantes. 4: Última parte de 700 metros, junto a las vías del tren, sinuosa, donde predomina el descenso.

Circuito Tren. Es una zona de senderos trabajados con peraltes y saltos que se puede recorrer de múltiples formas.

Sendero de la Virgen. Comienza pasando debajo de las vías del tren en la orilla opuesta del arroyo al Sendero del Tren. Circula durante unas decenas de metros en paralelo a las vías en medio de un cañaveral hasta entrar en el bosque. Los primeros 200 metros del sendero son trabados y suele haber barro. Después de ese punto es un sendero muy rápido, con curvas suaves y desniveles continuos. Excepto esos primeros 200 metros, el resto del sendero no se embarra aunque llueva, razón por la cuál es el más idóneo en esas condiciones. Tiene 1140 metros y termina frente a la Ermita de la Virgen, de la que alguien que se cree más inteligente que todos nosotros, se llevó la estatuilla de Nuestra Señora allá por 2014. Por suerte, en 2021 la Ermita fue restaurada y pintada de nuevo.

Sendero de la Garita. Es la continuación del Sendero de la virgen después de la ermita. Es trabado en la primer parte y rápido en el final. Tiene 430 metros y termina en el lateral de la garita de vigilancia donde ya estuvimos al salir del Sendero de las Huellas.

Sendero Eliminator, llamado así porque comienza en el la antigua bajada a la tosquera que se encargaba de eliminar a la mayoría de quienes intentaban bajarla. Gracias a la solicitud de algunos iluminados, la gente de explosivos de la policía voló la bajada Eliminator en 2018. Solo quedan de ella las fotos y los recuerdos. El Sendero Eliminator tiene 800 metros de recorrido, es casi plano por completo y no tiene raíces ni pozos, pero sí un sin fin de curvas de todo tipo que lo convierten en uno de los más interesantes después del Sendero Wanda. Para llegar a él hay que rodear la Tosquera por cualquiera de sus lados. El lado sur no es recomendable, se le llama La cornisa de la Tosquera, y es un sendero muy angosto con un abismo permanente de 12 metros de altura que actualmente presenta riesgo de derrumbe.

Sendero de la Tosquera. Tiene 520 metros, es muy rápido y en ligero descenso. Termina en la encrucijada con el Sendero Centenario y el Sendero del Zanjón.

Belgrano 1 y Belgrano 2. Se encuentran del otro lado del Camino Centenario en la zona de parque propiamente dicho. Cada uno de ellos bordea el arroyo por una de las orillas hasta llegar al Camino Camino General Belgrano. Eran muy utilizados en épocas lluviosas porque se mantenían más secos que los senderos de la zona de reserva. Actualmente, al haber gran cantidad de senderos transitables en la zona de reserva, son poco frecuentados por los ciclistas.